¿Por qué?

Porque me gusta mirar y observar y no tanto que me miren o me observen.
Desde fuera…
La calle como imagen de todo lo exterior a mí.
Miradas, críticas, miradas críticas…